VISITA LA WEB OFICIAL DE JOSÉ LUIS MORENO

28/6/10

EL DIA DE CÓRDOBA

José Tomás, Moreno y el Manolete

Francisco J. Domínguez

JOSÉ Tomás ha dicho que corta la temporada y su decisión ha vuelto a ser portada de los principales medios de comunicación. Ya han vuelto las especulaciones sobre el torero que tiene el marketing más extraordinario desde que se fue Mannuel Benítez El Cordobés. No quiero con esta afirmación quitarle mérito a quién es torero de época. Porque hay toreros modestos, toreros de toreros, figuras del toreo y toreros de época, categoría esta última que es la que representa a los que más galones han tenido en la historia de la tauromaquia. José Tomás ha dicho que se va de nuevo y todavía resuena la onda expansiva de una noticia más o menos esperada por la dura cornada que recibió en México, pero todo ello no debe hacernos perder la perspectiva. Este torero es un caso curioso, pues sin realizar declaraciones pero dando mucho que hablar ha convertido cada una de sus actuaciones en un acontecimiento. ¿Es esa la clave más importante de su toreo? No, su muleta es sumamente poderosa y su valor está a prueba de bombas. No se le puede quitar ni un solo mérito, pese a que a veces su estética no alcance la de los grandes artistas. Morante, a su manera, también tiene un marketing propio: el de la bohemia y el arte. Un marketing que hace que sólo su toreo de capote, de excelsa calidad, sirva para eclipsar toda una feria. Pero ¿qué pasa con los demás toreros? Mientras un ramillete de figuras de mentira y de toreros con hambre ha dejado pasar al menos 20 toros toreables sin una sola puerta grande en el mes ininterrumpido de toros de Madrid, hemos visto en Córdoba a un torero que es José Tomás al revés -lo digo por lo de la dimensión de sus actos-. José Luis Moreno no es conocido, pero ha toreado este año en Los Califas a un nivel que sólo alcanzan los toreros de época. Recuerden. Moreno no es ni siquiera figura del toreo, como pueden serlo El Fandi, Castella, Perera o Talavante, que ni de lejos han toreado en lo que va de temporada como el de Dos Torres. Moreno es torero de toreros, de esos que los profesionales y los más aficionados saben degustar. Su reiterado fallo a espadas le ha privado de alcanzar el grado de figura, pero aún no es tarde. También el reiterado fallo a espadas le ha quitado el trofeo Manolete, ¿pero ha sido justa esta decisión? A Moreno le han birlado el trofeo en 2008 y 2009. En 2008 cuajó una gran tarde con la de Victorino y el año pasado estuvo por encima de José Tomás. ¿Le hace falta marketing a Moreno? ¿Le hace falta el aura que tienen los toreros que torean como él? Creo que no, lo que hace falta es que haya más aficionados en los tendidos. Que no nos imponga el nombre de nadie a la hora de dar un trofeo. Me planteo si hay una cierta corriente antimorenista en el Manolete, porque este año, aunque ha pesado el fallo a espadas, se podría haber recordado todo lo anterior. A nadie le hubiera resultado extraño que se lo hubieran concedido. ¿No dicen que el Manolete es un trofeo muy importante por ser distinto a los demás?

TOREO ETERNO

José Luis Moreno inunda el coso de “Los Califas” de toreo de ensueño, de toreo eterno

José Luis Moreno nos regaló en la pasada Feria de Córdoba dos faenas para el recuerdo. Si bien es cierto que la faena cumbre, sublime, la realizó el sábado a un sobrero de Torrestrella, no es menos cierto que el jueves, con el de La Palmosilla, interpretó un toreo de mucha rotundidad y de una enorme dimensión y, por consiguiente, es una faena que no debe quedar diluida en el tiempo por la obra maestra y también ha de perpetuarse en la memoria de los aficionados.
Los afortunados que pudimos presenciar in situ las faenas realizadas por José Luis Moreno en el coso de “Los Califas”, asistimos a una lección magistral del toreo con mayúscula, de toreo grande, del de verdad, sin trampa ni cartón. Toreo de muchos quilates, del caro, del que un aficionado ve unas pocas veces en su vida. Faenas preñadas de empaque y enjundia y, por supuesto, de cadencia como cualidad indispensable del temple más majestuoso.
Cuajó faenas de toreo hondo y recio. Toreo de mano baja, muy baja. Con su muleta de seda y temple bordó el toreo, el toreo eterno, el toreo de época, ese que permanecerá indeleblemente en el tiempo, prendido inexcusablemente y para siempre, en la memoria de quienes lo presenciamos inmersos en la delectación más sublime de tan excelsa obra. Hasta en el toreo accesorio, es decir, en los desplantes y adornos, incluso andando delante de la cara del toro lo convirtió, con la elegancia y empaque que le caracterizan, en expresión máxima de la torería.
El sábado, además, plasmó en el dorado albero cordobés lo más difícil, torear despacio al de Torrestrella, tan despacio que, desmayándose en las suertes, todo fue hecho al ralentí, de tal manera que la faena parecía una repetición a cámara lenta ofrecida por una pantalla gigante de televisión, pero no había tal pantalla, no, era José Luis Moreno interpretando un toreo como seguramente lo harían los ángeles, si estos espíritus celestes tuvieran que ver con este arduo y noble arte. Y qué manera de bajar la mano, tanto, que la muleta barrió el albero capitalino extasiando a los aficionados, y qué faena tan ligada y tan preñada de temple. Y como faena magistral que fue, pudimos descubrir con claridad meridiana los tiempos de las suertes: parar, mandar y templar. Corrió la mano tan baja, tan despacio, acompasando la velocidad de la embestida del toro a la suya que, sabiéndose dueño absoluto del mando, llevó al toro embebido, empapado en la muleta, como cosido a ella, trayéndolo toreado, cargando la suerte y aun tendiéndola, que resulta mucho más bello, pues los muletazos se hacen eternos.
El toreo es quietud, es decir, toreo de cintura, de brazos, de muñeca, y eso es lo que hizo José Luis Moreno, atornillar las zapatillas en el albero para, a continuación, con su mando y toreo poderoso de mano baja y soberbio temple, embarcar al toro en la muleta, llevándolo largísimo, y rompiendo la cintura para alargar aún más la embestida. El toreo tomó otra dimensión y surgieron redondos y naturales interminables, sempiternos, rematados atrás, liándose el toro a la cadera. Muletazos hondos, arrolladoramente puros, sin mácula, inmarcesibles, y de una lentitud arrebatadora. Redondos y naturales para poder confeccionar un catálogo de carteles de toros.
Faenas que brotaron del manantial inagotable del arte y del sentimiento que este TORERO lleva en sus entrañas, y cuyo cénit no se llega a vislumbrar.
La del sábado fue una faena cumbre, memorable, una obra de arte con la que José Luis Moreno ha escrito una página con letras de oro en la historia de la Tauromaquia. Una página del toreo en su máxima dimensión.
Como cabía esperar, José Luis Moreno conquistó las principales distinciones del certamen “Coso de Los Califas, que anualmente viene organizando El Corte Inglés. Los miembros de dicho jurado le otorgaron los dos premios más significativos: el de triunfador de la Feria y el de la mejor faena de la misma. Sin embargo, los integrantes del cenáculo, al que no me refiero como la sala en que Cristo celebró la última cena, sino a la acepción que tiene que ver con la reunión de unos señores que, en teoría, deberían profesar unos criterios objetivos acerca del arte de torear y que, sin embargo, al dejarlo desierto, han menoscabado la reputación del Trofeo Manolete, infiriéndole mancillamiento, desdoro. Posiblemente ellos hubieran deseado entregárselo a quien no ha podido estar en la Feria, o a quien aun estando, no ha estado. El año pasado ya le fue arrebatado injustamente a José Luis Moreno. Sin embargo, este año, el torero de Dos Torres no sólo ha hecho la faena de la Feria, sino la de muchas Ferias, posiblemente, la de todas las Ferias. Si por parte de los miembros de este jurado no ha sido acreedor del trofeo, no tengo más remedio que pensar en la animosidad de algunos miembros del mismo hacia el torero de Dos Torres. Si no fuera así, se hace ineludible que los responsables del mismo elijan personas con la sensibilidad y la capacidad necesarias para otorgar el trofeo a quien se lo gane en el redondel.
Gracias maestro. Gracias amigo José Luis, gracias por hacernos gozar con tu arte y por regalarnos toreo de ensueño, faenas para el recuerdo, toreo eterno.




Carlos Alcalde Gallardo

21/6/10

EL DIA DE CÓRDOBA


Y se consumó... (CONSUMATUM EST)


El desierto del Trofeo Manolete debería hacer reflexionar a sus organizadores sobre la verdadera naturaleza del galardón

Salvador Giménez.

Roto por la rabia, abandonado, ausente y con lágrimas en los ojos, un hombre vestido de torero circunda el ruedo de Los Califas. Momentos antes, ese mismo hombre había escrito una página histórica en los anales de la tauromaquia cordobesa. Páginas de oro escritas con una faena cumbre, pura, preñada de ortodoxia y de verdad. El toreo en su máxima dimensión. El toreo que prende. El toreo como debe de ser. El toreo perfecto. Sin calificativos. Faena forjada con el espíritu, el cuerpo estaba ausente para remover los cimientos del toreo grande. La liturgia se cumplía muletazo a muletazo. Domeñar la fuerza bruta de la fiera con la razón humana. El bruto iba por donde la mano del hombre le marcaba con firmeza. Despaciosidad también, como nuestros pasos de palio, cada primavera, reviran en nuestras esquinas encaladas y blancas. Al ralentí, a cámara lenta… de salón, como en un sueño. Sueño de todo aquel que se reviste de Mitra y salta a la arena dispuesto a perpetuar una tradición milenaria. Faena que puso a todos los presentes de acuerdo. A todos. A los de las dos Españas de Machado, a tirios y troyanos, a los ortodoxos y a los heterodoxos, a los festivos y a los más serios. Todos, absolutamente todos, tras el borrón de la rúbrica de la espada, gritaron al unísono, a coro, TORERO, TORERO, TORERO. El toreo universal, el que marca el infinito había obrado el milagro y había quedado grabado en las retinas y memorias de los que presenciaron tan magna obra.

Días más tarde se reunió el sanedrín de sabios. En teoría el de los iniciados, los puros de corazón y alma, los encargados de perpetuar la pureza y la verdad del toreo, los que salvaguardan los principios y normas de un ritual en que se dan cita la vida y la muerte. Los que juzgan algo, como todo arte, injuzgable. Pero entre todos los miembros del sanedrín de sabios no fueron capaces de ver lo que todos habían visto. La grandeza de la faena se les escapaba de las manos. Tanto que decidieron valorarla, pero no darle su visto bueno. Sanedrín del que no se duda su conocimiento, pero que sí ha demostrado su falta de sensibilidad y razón. Sanedrín que no ha sabido ver algo tal vez irrepetible. Algo único e histórico. ¿Cuál es el motivo? ¿Aversión hacía el celebrante vestido de grana y oro? ¿El cumplimiento de unas frías normas escritas carentes de sensibilidad? ¿O quizás el excesivo afán de protagonismo?

Ellos, todos los miembros del sanedrín, tienen la respuesta. Sabia tal vez, pero carente de alma, de sentimiento y de corazón.

Todo se ha consumado. Un año más, una obra de arte ha quedado sin premio, sin reconocimiento oficial. Otros años había excusas. Este año no. La de la espada no vale. Lo dice el quinto mandamiento. No matarás. La excusa no tiene excusa. El toreo es un arte, tal y como se pudo ver el sábado de feria, y las artes no se miden, ni se calibran, ni se juzgan.

Son obras de arte y punto. Con esta sabia decisión se han ninguneado al artista, a la prensa que lo contó, al público que lo vivió y disfrutó, a la historia del toreo de una ciudad, a la ciudad misma y se ha devaluado un premio que debería de desaparecer. Sí, desaparecer. Por la falta de criterio, por la falta de sensibilidad, por el mal llamado senequismo, por la injusticia y sobre todo por llevar el nombre de alguien que tuvo la honradez de sacrificar su vida por algo que muchos, a pesar de su conocimiento en la materia, no han llegado ni llegarán a comprender nunca.

18/6/10

DIARIO CÓRDOBA


Nuevo jurado para el trofeo Manolete

18/06/2010


El jurado que falla el trofeo Manolete del Ayuntamiento de Córdoba viene cometiendo un atropello sistemático contra el matador de toros José Luis Moreno, sin reparar que sus veredictos, escondidos en el anonimato de frases como "la mayoría" o "por unanimidad" y carentes de argumentos, objetividad y razón, son cuestionados por la crítica nacional y local, así como censurados por la afición cordobesa que, cansada de tanta sinrazón, alza su voz para reprobar el desprecio que evidencian las deliberaciones de unos miembros por los que no se siente representada, a quienes vendría bien leer los sabios versos del inolvidable Antonio Machado: "¿Tu verdad? No, la verdad,/ y ven conmigo a buscarla;/ la tuya, guardatelá".

Durante tres años consecutivos, al hacer gala de una enferma obstinación contra José Luis Moreno, el jurado de este premio ha perdido el respeto al toreo, a sus protagonistas, a la afición y a la ciudad de Córdoba, despreciando las brillantes actuaciones del matador de Dos Torres, que ha sido el rotundo triunfador de las ferias de 2008, 2009 y 2010. Pero lo lamentable de este asunto es que el premio representa a la ciudad, siendo esta representación rechazada por la mayoría de la afición cordobesa, por lo que su jurado, constituido en su mayor parte por miembros "vitalicios", no cuenta con la legitimidad que otorga la confianza de la ciudadanía, que demanda abrir las ventanas de par en par para renovar el enrarecido y viciado ambiente que rodea la concesión del trofeo municipal.

O las puertas, porque la prudencia aconseja que los miembros de los jurados públicos no sean "vitalicios". Hace falta un aire más democrático y representativo para elegir al triunfador de la feria. Quizás en tiempos de crisis sería interesante probar fórmulas más baratas y ecuánimes. Verbigracia, sin necesidad de que el Ayuntamiento desembolse un céntimo para pagar los abonos de las corridas del jurado y sus comidas deliberadoras en los mejores restaurantes de la ciudad, una vez finalizada la feria, en un salón municipal, podrían requerirse, con carácter rotatorio y no permanente, opiniones de los representantes de los matadores de toros cordobeses, de los ganaderos de la provincia, de los subalternos y mozos de espada, de la prensa especializada y las peñas taurinas, actuando como secretario un concejal. Después de tres años consecutivos negándole a José Luis Moreno el trofeo que legítimamente ha ganado en el ruedo, urgen cambios para recuperar la credibilidad de un premio que actualmente ha perdido su valor.


Antonio Luis Aguilera

Córdoba


Sobre el Trofeo Manolete

13/06/2010

Soy natural de Porcuna (Jaén), amo a Córdoba y mi tierra con toda mi alma, pero esta mañana he sufrido otra gran desilusión cuando leí en la prensa que el trofeo Manolete había quedado desierto. Desde el año 1969 que resido en Córdoba he visto todas sus ferias taurinas, unas veces como espectador y otras en teras gubernativas. Desde mi punto de vista la faena de José Luis Moreno al sobrero de Torrestrella es la mejor que he visto en esta plaza. Otra gran faena de José Luis fue hace nueve años en Jaén, cortando un rabo, pero no ha vuelto al coso de la Asalmeda. En la feria pasada le birlaron el citado trofeo, ya que el presidente cuando todo el público la pedía le negó la cuarta oreja, y el año anterior con un toro de Victorino que estuvo bien en todos los tercios y dio una gran estocada pasó exactamente igual.

Una vez más felicito al Corte Inglés, que como ya dije en otro artículo es la mejor empresa de España, no tengo nada que agradecerle, pero demostró su sensibilidad al proclamarle triunfador. Al que no puedo felicitar es al Ayuntamiento de Córdoba y a los componentes del jurado, algunos de los cuales he admirado como grandes matadores de toros y subalternos. Hay una cosa que está por encima de reglamentos, bases, disposiciones etc. del mencionado trofeo y es la sensibilidad, pero que en el caso de los toros la aplican con unos si y otros no. Yo quisiera que algunos mencionados políticos se aplicaran el reglamento a rajatabla, otro gallo nos cantaría. Por cierto la decisión de dejarlo desierto la tomaron en el Churrasco , gran restaurante, pero casi seguro con dinero de todos los cordobeses, cuando lo podrían haber hecho en un salón del Ayuntamiento con un refresco.

Otro cosa que no quisiera dejar pasar son los regalos de entradas de la Diputación que han repartido por todos los pueblos, con dinero público, y que han convertido algunos sectores de esta gran plaza en una de talanqueras. He oído a muchos políticos que Romero Robledo, el de Antequera, compraba los votos por un duro, pero daba la casualidad, aunque estuvieran mal hecho, el duro era suyo, lo que no decían nunca.

Decía Goethe que la "justicia llevada al máximo es la mayor de las injusticias", y añade el que suscribe que en todos los órdenes de la vida.

No desanimes José Luis, dicha faena, más otras muchas, las llevaré siempre en mi corazón, aunque algunas nacen con estrella y otras estrelladas, pero la verdad terminará por triunfar. Por último, a punto de cumplir 68 años, le pido a Dios me concediera unos cuantos años más de vida, para disfrutar con tu toreo y mi familia.

José Eduardo Puente Castro

Córdoba

11/6/10

Don Rafael González Zubieta: REFLEXIONES SOBRE EL DESCRÉDITO DE LA CORDOBA TAURINA

LA CORDOBA TAURINA…NO TIENE ARREGLO, O SI…

Por Rafael GONZALEZ ZUBIETA

Llevo muchos meses reflexionando…dándole vueltas a la cabeza sobre lo que ocurre en la Córdoba taurina que tanto dolor me proporciona. Me duele la indolencia, la envidia, el cainismo, la maledicencia….y como Córdoba… históricamente tira a sus ídolos del pedestal que se han ganado con su sangre. El colmo de la confusión me embargó cuando acabó la Feria Taurina de nuestra ciudad. Una Feria devaluada ya que los dos puntales fuertes de los carteles se cayeron por causas diversas. José Tomás por resultar corneado gravísimamente en Aguascalientes (México) y José María Manzanares por estar convaleciente de una reciente y delicada operación.
Visto así, los carteles de la feria se vinieron abajo y solo los mantenía el interés de ver el mano a mano entre Finito de Córdoba (y también de Sabadell) y el torero cordobés de Dos Torres, José Luis Moreno. El tiempo demostró que Finito está fuera de cacho desde hace tiempo, con todo el dolor del corazón de gran parte del Jurado del devaluado Trofeo Manolete que este año no pudo concedérselo tampoco. Y para no concedérselo a Finito han creído conveniente que lo mejor era no dárselo tampoco otra vez a José Luis Moreno. Es verdad que la ausencia de José Tomas y de José María Manzanares era algo que no tenía una fácil solución: una fatalidad. Pero el remate de las desdichas es que ese grupo de sabios tan entendidos en tauromaquia hayan decidido dejar desierto ese galardón que ya vale menos que una perra chica de mis tiempos de la infancia. Ellos no lo saben, pues seguramente su capacidad intelectual no les da para más, pero ese resultado que votaron por unanimidad (dicen) contribuye a hundir aun más en el fango a la estragada y sufrida afición cordobesa, pues han conseguido quitarnos la poca ilusión y la fe que sentíamos por la Córdoba taurina todos los que amamos la Fiesta. ¿Y quienes son los que están ahí decidiendo sobre el bien y el mal?....pues los sabios del Ayuntamiento: Igualada y Ferrero, dos grandes aficionados a la Fiesta que deberían de ser contratados por alguna cadena de televisión, no importa de donde, para que se dedicaran a comentar espectáculos taurinos. Luego están los medios de comunicación, y dicen que el mejor representante de estos es el torero retirado José María Montilla, un buen torero en su día y una buena persona ahora, pero que de periodista tiene lo mismo que tengo yo de torero, pues periodistas somos los que tenemos como única y exclusiva profesión el escribir y hablar en los medios para ganarnos la vida, y Montilla, puede ser un buen comentarista pues conoce la Fiesta por torero, pero me niego a que represente a mi profesión. Y completan el equipo los veterinarios y el presidente de la Federación de Peñas, el señor Llergui…. del que me niego a opinar, pues ya saben lo que nos queremos él y yo… A donde quiero llegar es que me sorprende la tozudez de este grupo de personas, que durante tres años consecutivos se mantienen con más orgullo y soberbia que don Mendo en la horca, ante las criticas de toda la afición de Córdoba, manteniendo ellos su desacertado criterio frente a la siempre equivocada afición cordobesa. ¿No se dan cuentan estos sabios del toreo que están haciendo el ridículo mas espantoso de su vidas y que hace años que deberían de haber dejado ese puesto a otras personas con criterios taurinos mas frescos?....y lo que es peor están haciendo un daño irreparable a la Fiesta en Córdoba. Me siento cansado, hastiado y ya sin ganas de opinar mas de esta mierda de Trofeo y todos ellos juntos tienen menos credibilidad que “la Murga el Regaera”….de ahí les viene lo de cantamañanas….¿entienden lo que les quiero decir?

Amigo Zubi consumatum est....

8/6/10

ASÍ NOS CUENTA DON CARLOS CRIVELL DE CÓMO EN CÓRDOBA SE HUMILLA A UN TORERO DE LA TIERRA.

Córdoba contra Córdoba


A la vuelta de Granada he tenido conocimiento de una noticia que me ha dejado paralizado durante algún tiempo. Resulta que el jurado encargado de elegir el ganador de trofeo Manolete, por sus actuaciones en la feria de Córdoba, ha decidido dejarlo desierto. En el comunicado se comenta que se han tenido en cuenta los méritos de José Luis Moreno, que hubo debate, pero que finalmente, por mayoría, se ha decidido dejarlo desierto.


Repuesto del impacto, admito que, aunque me sorprende, no me extraña esta decisión. Ya manifesté en un artículo anterior que “espero que este año no le hurten el trofeo Manolete”. Lo decía con cierta sorna, porque sabía que algo se podía perpetrar en su contra, aunque no me lo podía creer en serio. Algunos no quieren a José Luis Moreno en Córdoba. El pasado año, el trofeo Manolete se lo dieron a José Tomás en una decisión chapucera. Se lo robaron a Moreno. Y este año el atraco es aún mayor, porque el torero de Dos Torres no tenía ningún competidor.


Detrás de una decisión como ésta sólo puede haber unas razones mezquinas. Puede ser que el jurado piense que Moreno no tiene la distinción y la aureola que necesita un premio tan importante. Puede ser que el jurado no quiera que Moreno acapare todos los honores en detrimento de otros toreros más cercanos a la idiosincrasia de Córdoba. Podría ser que hayan considerado que Moreno falló con la espada su gran faena al sobrero de Torrestrella. Pienso mil cosas y no salgo de mi perplejidad. La realidad es que el torero ha sido víctima de un tirón choricero y su nombre no engrosará el palmarés del Manolete, al menos después de su paso por la feria de 2010.


Un paso por la Feria adornado con la obra maravillosa de la faena al toro de Álvaro Domecq y su triunfo claro y contundente en el mano a mano con Finito. Como es preciso que se conozcan los nombres de los culpables, hay que dejar constancia de que el jurado estaba formado por el concejal delegado de Feria y Festejos, Marcelino Ferrero, como presidente; el delegado de Hacienda, Alfonso Igualada, como vicepresidente; el matador de toros Fernando Tortosa; los subalternos Antonio de la Haba y Pepín Fernández; los aficionados Antonio Sanz y Aniceto Méndez; Fernando González Viñas y José María Montilla en representación de los medios de comunicación; el veterinario Vicente Pomares, y el empresario Andrés Mora. Leopoldo Tena actuó como secretario.


No soy nadie para proponer nada, pero me atrevo a realizar algunas propuestas. Quisiera saber si los periodistas taurinos de Córdoba están de acuerdo con la decisión del jurado (me consta que algunos ya se han pronunciado en contra). Si no lo están, les propongo que elaboren una nota de protesta conjunta y que le soliciten al Ayuntamiento la revocación del fallo por manifiestamente injusto. En última instancia, me gustaría saber que algunos miembros de este jurado han presentado de forma irrevocable su dimisión por la afrenta realizada al torero cordobés. También me gustaría saber qué opina del asunto el torero José María Montilla, representante de los medios de comunicación. Estamos ante uno de petardos más gloriosos que recuerdo en cuestiones de premios. Moreno no le cae bien a algunos cordobeses. En ninguna parte del mundo se humilla a un paisano como lo han hecho con este torero en su propia patria chica. Córdoba está en horas mínimas taurinas. Con este tipo de jurados la cosa no tiene arreglo y seguirá en decadencia. Ahora me explico muchas cosas. Córdoba contra Córdoba. Lo nunca visto.

Muchas gracias Don Carlos. Para la autora de este blog es muy importante su opinión..

4/6/10

MANOS ARRIBA!!!!!!!!!! ESTO ES UN ATRACO!!!!!!!!!!!!! Y UN ATROPELLO A LA RAZÓN...

MIEMBROS DEL JURADO DEL TROFEO MANOLETE






EL GALARDON MUNICIPAL LLEGA A SU 61 EDICION.
El jurado del trofeo Manolete deja desierto el premio 2010
Tras un intenso debate, la decisión final se tomó por mayoría.





04/06/2010 REDACCION / R.H.





El jurado del Trofeo Manolete, reunido anoche, decidió por mayoría dejar desierto ese premio en esta edición. El concejal de Feria y Festejos del Ayuntamiento de Córdoba, Marcelino Ferrero, señaló a este diario que "se ha producido un intenso debate entre los miembros del jurado y se ha tenido en cuenta la buena actuación del diestro José Luis Moreno, pero tras analizar todas las faenas de los distintos toreros se ha decidido por mayoría dejarlo desierto".
El jurado de este año ha estado formado por el concejal delegado de Feria y Festejos, Marcelino Ferrero, como presidente; el delegado de Hacienda, Alfonso Igualada, como vicepresidente; el matador de toros Fernando Tortosa; los subalternos Antonio de la Haba y Pepín Fernández; los aficionados Antonio Sanz y Aniceto Méndez; Fernando González Viñas y José María Montilla en representación de los medios de comunicación; el veterinario Vicente Pomares, y el empresario Andrés Mora. Leopoldo Tena actuó como secretario.

NOVEDAD La 61 edición del trofeo municipal Manolete presentaba como novedad una imagen renovada al haberse cambiado la tradicional estatuilla que reproducía el monumento de Santa Marina por otra réplica en plata de la escultura de Alice Wiedembrueg, que obtuvo el primer premio en la Exposición Nacional de Arte Taurino en 1948 y que, donada por la familia de la artista, será una de las piezas fundamentales del Museo Taurino una vez que se reabra.

En las 60 ediciones anteriores, el Trofeo Manolete, el más antiguo de los organizados por un Ayuntamiento, tan solo se ha entregado en 31 ocasiones, habiendo quedado desierto en otras 29. Además, solo 20 matadores lo poseen.

El galardón se concedió por primera vez en 1950, año en el que se creó. El premiado fue José María Martorell, que lo conseguiría posteriormente en otras dos ocasiones. Solo él, Manuel Cano El Pireo y Finito de Córdoba lo han conquistado en tres ocasiones.

MANOLETE - 04/06/2010 - 17:45:42 h.
impresentables!!!!!!!!eso es lo que sois los miembros del jurado, este trofeo ya es una porqueria¡¡¡dios mio!!! Dejad que JOSE LUIS MORENO ME TENGA EN SUS MANOS, SI EN LOS TIEMPOS QUE CORREN NADIE HA TOREADO COMO LO HACE ÉL..........SI PUEDIERA BAJAR DEL CIELO YO MISMO TE LO ENTREGARIA, PARA MI Y PARA LOS QUE ENTENDEMOS DE LA FIESTA TU ERES EL UNICO GANADOR DEL TROFEO QUE LLEVA MI NOMBRE.

EL JURADO QUE LO PONGA EL PUEBLO

Pepe Tomas - 04/06/2010 - 14:41:18 h.
Tú volverás a la arena, porque alcanzan una cifra insultante los euros los que caen en tu bolsillo cada vez que viertes la sangre y cercenas la vida de esas criaturas. Ya lo sé, después y muy bien asesorado, destinarás unas pocas migajas de tu brutal fortuna a obras filantrópicas, en un intento de presentarte ante la sociedad como un hombre bueno y sensible, y es que a quien es capaz de regalarle un puñado de monedas a unas ONGs ante los medios de comunicación, faltaría más, cómo se le va a reprochar causar padecimientos terribles a otros seres, ¿verdad?


Juan Hidalgo - 04/06/2010 - 14:21:31 h.
Hoy siento tristeza taurina como aficionado a nuestra fiesta, siento pro fundamente que a José Luis Moreno no se le haya otorga el Trofeo Manolete,no voy a criticar al jurado no me considero capacitado pa ello, pero es triste comprobar que un Torero que hace los principales cánones del toreo como son "PARAR MANDAR Y TEMPLAR" no se le halla dado lo que se a ganado a Ley, solo me gustaría conocer el resultado de la votación persona a persona.






Manosvueltas - 04/06/2010 - 11:58:06 h.


Llevas toda la razón Gran Capitán, por eso pongo profesionales entre comillas....



Miguel - 04/06/2010 - 11:27:20 h.
A mí me parece justo haberlo dejado desierto. Reconozco que sin duda alguna el triunfador de la feria ha sido José Luis Moreno, aún así creo que la concesión del trofeo Manolete es tan prestigiosa que es necesario una faena muy rotunda para ser concendido. Probablemente si Moreno hubiera matado bien en la corrida del sábado, ahora mismo tendría el trofeo en sus manos. La faena del miércoles no fue suficiente para este trofeo. Eso sí habérselo dado a José Tomás hace un par de años fue un error mayúsculo, pues no fue merecido en absoluto.



ELGRANCAPITAN - 04/06/2010 - 11:06:19 h.
Mira Manosvueltas, los tres profesionales que dices que hay en el jurado, son:
José María Montilla, matador de toros medroso que si no llega a ser por Benítez no torea un pimiento.
Fernando Tortosa, una de las grandes medianias del toreo. También vivió auspiciado por el Pelos.
Antonio de la Haba, el peor de los tres hermanos. Tercero más que mediocre.
Luego por los medios de comunicación comparecen:
Otra vez Montilla ¿que es torero o periodista? Si es periodista en que medio lo hace y encima no cubre nada más que la feria de Córdoba, por provincia ni aparece. Es mejor estar al fresco en Trassierra.
González Viñas. Tomasista acerrimo que solo subraya lo que hace José Tomás. Es más solo escribe durante la feria crónicas 'comico-taurinas' y tampoco aparece por la provincia.

Carola - 04/06/2010 - 10:47:47 h.
El jurado está equiaparado en mujeres y hombres y además son todos personas muy jóvenes.



Juncal - 04/06/2010 - 10:27:19 h.
Estamos ante una clara animadversión hacia José Luis Moreno por parte de miembros de un jurado que no se renueva. Este mismo jurado lleva tres años consecutivos robándole el trofeo más despritigiado de todos los que ahora se dan en Córdoba.
Podría explicar Montilla cómo se lo dieron a él y qué ha de hacer Moreno para conseguirlo. Es obra de caridad enseñar al que no sabe.

Benito - 04/06/2010 - 10:26:29 h.
Me parece muy bien la decisión del jurado, un autentico fiasco.
Hacia años que no habia una feria tan mala y tan cutre.

Manosvueltas - 04/06/2010 - 10:13:24 h.
Parece mentira que haya "profesionales" del mundo del toro dentro del jurado que no hayan sabido valorar las actuaciones tan rotundas de JOSE LUIS MORENO en la feria. Se supone que sabrán lo complicado que es estar a ese nivel y también deben saber que TOREAR DESPACIO solo está al alcance de los ELEGIDOS...

VERONICA - 04/06/2010 - 10:02:05 h.
HAY ALGUIEN POR AHI QUE SEPA DECIRME QUE REQUISITOS SON NECESARIOS PARA LA CONCESION DEL TROFEO MANOLETE A UN TORERO? O ES QUE NO TIENEN GANAS DE DARSELO AL CHAVAL (JOSE LUIS MORENO), CON LO INMENSO QUE ESTUVO. NO HA VISTO LA COMIDILLA ESTA UNA FAENA ASI EN CORDOBA DESDE HACE MUCHIIIIIIIIIISIMOS AÑOS. AMIGOS ESTO EN SEVILLA NO PASA, PERO CORDOBA PA LOS CORDOBESES. JL NADIE DUDA QUE ERES UN FENOMENO AUNQUE EN TU TIERRA .............





Tomasista - 04/06/2010 - 09:56:37 h.
Sin el sanguinario Jose Tomas era imposible dar el premio. Menudo timo de feria, la de dineros que ha puesto el Ayuntamiento y ha sido espantoso, ni una corrida se salva.
Yo al año que viene no voy por la plaza ni aunque me regalen el abono.

Manosvueltas - 04/06/2010 - 09:23:09 h.
Es indignante la decisión del jurado que año tras año hace el ridículo y que supone un desprestigio para un trofeo que, hasta hace poco tiempo, era el referente de la Feria de Córdoba y uno de los más valorados a nivel nacional. Es la cuarta vez que se lo "hurtan-roban" a un torero de la categoría de Jose Luis Moreno que ha cuajado una de las mejores ferias que se recuerdan de un matador.
Los "taurinos" de Córdoba están haciendo un flaco favor a la Fiesta en Córdoba y a sus toreros.

2/6/10

GALARDONES DEL COSO DE LOS TEJARES 2010

El Corte Inglés distingue como triunfador a José Luis Moreno
El cordobés también obtiene el trofeo a la mejor faena del ciclo.Premia a El Fandi por la estocada más destacada y a un toro de Torrestrella.

02/06/2010 REDACCION
El Corte Inglés, que cada año pone en juego los trofeos Coso de los Tejares con motivo de la Feria de Mayo de Córdoba, decidió ayer premiar doblemente al matador de toros cordobés José Luis Moreno como triunfador del ciclo y como autor de la mejor faena. Otros galardonados han sido el matador David Fandila El Fandi , por la mejor estocada, y el subalterno Curro Robles, por el mejor par de banderillas, mientras que el trofeo al mejor toro recayó en un ejemplar de Torrestrella.

El jurado reunido al efecto consideró que José Luis Moreno, que cortó dos orejas y abrió la puerta grande la tarde del jueves 27, y que igualmente realizó una gran faena en su segunda tarde, aunque esta quedó sin premio al fallar con la espada, es el triunfador del ciclo celebrado en Los Califas. Y al mismo tiempo, decidió concederle el trofeo a la mejor faena por la que realizó al quinto toro lidiado el sábado 29, a pesar de que perdió las orejas por el mal uso de los aceros.

El premio a la mejor estocada fue a parar a manos del matador granadino David Fandila El Fandi , por la que recetó al segundo de su lote, sexto de la tarde del sábado 29, al que le cortó una oreja. Sin embargo, el cuarto de los trofeos puestos en juego para los matadores de toros actuantes en el ciclo, el de mejor toreo de capote, quedó desierto.


PREMIO PARA TORRESTRELLA En cuanto al Coso de los Tejares destinado al mejor toro de la Feria, el jurado acordó que recaiga en Tonto , ejemplar del hierro de Torrestrella, lidiado por César Jiménez, el martes 25, en cuarto lugar. De este toro, negro mulato, nacido en febrero del 2005 y de 560 kilos, obtuvo Jiménez las dos orejas, abriendo por ello la puerta grande.

En cuanto a los trofeos destinados a los hombres de plata, el destinado al mejor para de banderillas recayó en Curro Robles, de la cuadrilla de Juan Bautista, que prendió dos pares destacados al quinto toro lidiado el miércoles 26, lo que le mereció saludar montera en mano desde el tercio. El trofeo a la mejor brega y el del mejor puyazo fueron declarados, en cambio, desiertos.

Por último, el jurado decidió conceder el premio especial Coso de los Tejares, en este caso compartido, a los veteranos espadas Julio Aparicio y Litri. Este galardón está destinado a personajes de la Fiesta como distinción a su trayectoria o aportación al mundo de los toros. La pareja Aparicio-Litri fue una de las que más dieron que hablar en el toreo, marcando una época por la expectación que levantaban sus actuaciones.

Los trofeos de El Corte Inglés, que han alcanzado ya su edición número 14, llevan el nombre de Coso de los Tejares en recuerdo de la antigua plaza de Córdoba, que ocupaba los terrenos en los que ahora se levanta el prestigioso centro comercial.