VISITA LA WEB OFICIAL DE JOSÉ LUIS MORENO

8/8/10

EL DIA DE CÓRDOBA







MEDIAS TINTAS EN LA CORRIDA DE VILLANUEVA.

Las reses de Ortigao Costa no contribuyeron al lucimiento de un cartel que tenía un marcado carácter local.

CORRIDA DE FERIA EN VILLANUEVA DE CÓRDOBA.
GANADERÍA: Séis toros de Ortigao Costa, el quinto jugado como sobreo, bien presentados y de juego desigual. Generalmente de más a menos, terminando parados y rajados. El mejor, el jugado en quinto lugar que duró más, con fijeza y clase.
TOREROS: Finito de Córdoba (obispo y azabache). Dos pinchazos y tres descabellos (silencio)y pinchazo, media estocada y cinco descabellos (ovación con saludos).José Luis Moreno (rosa y oro). Media estocada y tres descabellos (oreja) y pinchazo y estocada (dos orejas). Alejandro Talabante (barquillo y oro). Estocada caida y tres descabellos (oreja) y media estocada (oreja).
INCIDENCIAS: Corrida de la feria en Villanueva de Córdoba. Media entrada en tarde calurosa. Al finalizar el festejo salieron a hombros José Luis Moreno y Alejandro Talabante.

SALVADOR GIMÉNEZ / VVA. DE CÓRDOBA

Unos de los males que pesan en la fiesta moderna es el descastamientro por el que atraviesa la cabaña brava. Toros con un buen continente pero pobres, muy pobres de contenido. Toros bien presentados, de buena hechura y en el aire de lo que debe ser el toro bravo. Lo dicho toros con buen "envase". Luego durante la lidia, fueron como las antiguas gaseosas artesanas. Mucho ímpetu de salida, para luego ir perdiendo fuelle y quedar como el agua clara: inodoros, incoloros e insípidos. La corrida enviada desde la localidad lusitana de Elvas dio al traste con lo que se presumía que podía ser una gran tarde de toros y es que el hombre propone, Dios dispone y el toro lo descompone.
Media entrada en los tendidos para ver en rivalidad a los toreros cordobeses, con el aliciente de apreciar la personalidad del extremeño Talavante. Luego, todo quedó a medias tintas, como los toros. Sólo Moreno fue capaz de cuajar una faena pulcra, bella y en momentos de gran plasticidad en el sobreo corrido en quinto lugar. El destino de José Luis Moreno parece aparejado a los sobreros. Al igual que en la feria de Córdoba, el torero de Dos Torres, se encontró con el único toro potable del encierro. Ante el, tras lancearlo con gusto y temple, le enjaretó un trasteo de menos a más. Primero lo ciementó con la mano diestra, con la que logró muletazos largos y templados, para despues subir notablemente el diapasón con la mano zurda. las tandas al natural tuvieron prestancia, temple y buen gusto. Final estético por bajo para agarrar una gran estocada al segundo intento que le sirvió para desorejar al noble castaño. En su primero hilvanó una faena justa y medida. Hizo lo que el toro le dejó. Faena de más a menos, pues el burel duró lo que, como ha quedado dicho con anterioridad, una gaseosa artesana. Muy por encima de su oponente cortó una oreja, que un público entregado, le pidió y que la presidencia tuvo a bien conceder. Buena tarde de Moreno que volvió a ratificar el momento de madurez por el que pasa.
Talavante también salió a hombros. El extremeño estuvo en su línea de quietud y toreo muy personal, pero que tarda en prender en los tendidos. Sus dos faenas parecieron calcadas la una de la otra. Faenas pulcras, medidas, pero poco más. El toreo de Talavante con estos llamados medios toros, no tiene el lucimiento necesario para ser rotundo y hacer que el público acabe de arrebatarse con él. Orejas justas y poco más. Desde luego la tarde de ayer no pasará a las estadísticas del torero extremeño.
Finito de Córdoba no tuvo suerte en el primero de su lote. El toro duró poco, muy poco. Tanto que tras recibir un puyazo medido, buscó el terreno de los adentros y allí acabó todo. Con la espada, un calvario. En su segundo, un toro que duró un poco más, tras unos buenos lances de capote, le hilvanó un trasteo desigual, en el que primaron pasajes de buen gusto con otros de menor tono. No obstante, su oficio y su sentido de la estética hicieron que el público le hiciera salir a saludar tras estoquearlo.
Tarde que no pasará a la historia, como no pasaron las gaseosas artesanas. Sólo nos queda La Casera y las marcas blancas de las grandes superficies.