VISITA LA WEB OFICIAL DE JOSÉ LUIS MORENO

4/10/09

SALDO DEL PALETO DE GALAPAGAR EN MADRID: " OTRA victoriNADA"

Con lleno de "no hay billetes", se lidiaban las reses que Don Victorino Martín llebaba al Coso Venteño. Corrida descastada, sin servir ni para carne. De los seis cárdenos que iban a ser lidiados, uno no pasó el reconocimiento y otro fue devuelto. A grandes rasgos, lo único bueno que ha llevado Victorino a Madrid, ha sido, sin duda, el puro que se estaba metiendo entre pecho y espalda nada más empezar la corrida.

Nuevo paseillo en Las Ventas de Moreno. Otro minuto de silencio, esta vez por Serrano Carvajal.

En el primero de la tarde, Mataco de nombre y con sus 509 kilos, lo recibió José Luis bien con el capote, recetándole unos lances muy toreros. Susto que pasamos al ver como el Maestro tropezaba con el toro y le perdía la cara, cayendo al suelo a merced del astado. Su propia maestría hizo que el tropezón no llegara a males mayores, pues fue él mismo, quien desde el albero, se quitó al burel de encima.
Se estiraba Moreno con la franela, fundamentando esta lidia sobre el pitón derecho, hasta cuatro grandes tandas se tragó el cárdeno, aunque sin transmisión ninguna, toro soso donde los haya, de haber sido alegre en la embestida y tener otro son, otro gallo cantaría. Llegó la esperada tanda de naturales, poniendo a la afición venteña de acuerdo, arrancándole uno a uno los naturales que fueron hondos y con el sello de la casa.
Trastea Moreno al priemro de la tarde, se perfila y cae el primer estoconazo. Gran ovación del respetable.

El segundo de la tarde nos hizo albergar esperanzas, pero nada, más de lo mismo. Le pegó unos lances perfectos, tres, que fueron tres, empezando este Mitotero a pegar derrotes y cambiar la embestida. En el caballo cogió dos buenos puyazos.
Con la muleta, ya se podía ver que el toro no iba a servir, en ningún momento pasaba la embestida, iba con la cara arriba. Pero de nuevo ahí estaba José Luis, que sometió al burel hasta sacarle lo que no tenía, la pena es que era imposible que hubiera ligazón. Los naturales que le pegó a este segundo de su lote fueron lo mejor de la tarde. Toreo del caro el que nuevamente dejó el Maestro en la plaza capitalina. Los pases los fue arrancando uno a uno y Madrid, al final lo reconoció. Cae el estoconazo sobre Mitotero. Otra gran ovación.

Fué despedido José Luis con una fuerte ovación al abandonar la plaza.