VISITA LA WEB OFICIAL DE JOSÉ LUIS MORENO

24/9/09

"NO ES UN BRINDIS AL SOL, PUES HACE FALTA UNA ENTREGA TOTAL E IR TORO A TORO"

Esta es la noticia que publicaba ayer El Día de Córdoba, que la disfruten.

José Luis Moreno, Victorino y Jaralta, las claves del éxito

El torero afirma que ahora ha llegado su momento y asegura rotundo que “lo que tenga que hacer en mi carrera, lo tengo que hacer ahora”

Francisco Javier Domínguez
Nubes y claros de septiembre en la dehesa de Rozas Viejas, a sólo siete kilómetros de Pozoblanco, donde pastan los toros del hierro de Jaralta. Un torero aparece vestido de corto por una de las troneras de la plaza de tientas, situada en un claro del encinar. Se llama José Luis Moreno y está completando una interesante temporada. Se encuentra tan a gusto en la cara de los toros que ha decidido protagonizar una encerrona ante seis pupilos de Victorino Martín en Pozoblanco. Será el acontecimiento taurino de la temporada en Córdoba.

El reto, complicado, sólo supone la primera parte de los dos grandes compromisos que le esperan de aquí a final de año al diestro de Dos Torres, puesto que el 4 de octubre mata la corrida del ganadero de Galapagar en la Feria de Otoño. Pero él piensa en el día a día, según afirma, y por lo pronto se ha convertido en uno de los ejes sobre los que gravita la Feria Taurina de Pozoblanco, una de las más destacadas de la última década. Los otros dos puntales del ciclo que comienza el viernes son la citada corrida de Victorino Martín y la de la ganadería de Jaralta, cuyas reses pastan en Pozoblanco y que lleva desde 2005 sin lidiar en la Feria de las Mercedes. Moreno y Jaralta se unieron el pasado sábado en una jornada de entrenamiento y prueba previa a la feria, en una especie de aperitivo de lo que está por llegar, pues Moreno toreó muy a gusto un toro de esta casa que quedará como semental por su gran calidad. Quizá sea premonitorio el buen estado del torero y la calidad del toro de la ganadería de Santiago Muñoz porque José Luis Moreno afirma que frente a los de Victorino espera estar “sereno y despierto” porque “es una responsabilidad muy elevada”. Y es que anunciarse con lo de Victorino “no es un brindis al sol, pues hace falta una entrega total e ir toro a toro”.
Por sus palabras, se diría que el torero, que afronta una tarde que muy pocos han sido capaces de asumir, vive el momento y afirma que aunque el compromiso siempre está ahí, en la mente, “prefiero pensar en ello lo justo” y se queda con la “gran aceptación que está teniendo la corrida entre los aficionados, la crítica y los profesionales”. Todo eso es antes de probarse ante tres eralas de Jaralta y el toro que se probaba para semental. Las vacas son un trámite. El diestro anda con tanta superioridad que les puede. Vence con poco esfuerzo las dificultades que plantean. El pequeño tendido de la plaza de tientas, poblado de buenos aficionados de Pozoblanco, respiraba confianza. “Este Moreno se los va a comer con patatas”; “A poco que salgan un par de victorinos de los que embisten con la cara por abajo vamos a disfrutar de lo lindo”; “Tiene uno de los mejores conceptos del toreo que hay ahora mismo en el escalafón”. Todo son parabienes para un matador que está completando una temporada con pocos contratos pero de mucho peso. Ha triunfado en Córdoba, Valencia y Madrid, donde cortó una oreja. Y en Bilbao dejó unas magníficas sensaciones.
“Lo que tenga que hacer en mi carrera, lo tengo que hacer ahora. Ha llegado mi momento, pienso que este año es un punto de inflexión en mi carrera, y no voy a dejar pasar esta oportunidad porque ni yo mismo me voy a dar más oportunidades”, afirma el torero con unas palabras que son toda una declaración de intenciones. Y es que la carrera de este torero ha estado marcada por los altibajos. Tras una etapa como novillero llena de éxitos en plazas importantes, tomó la alternativa en Córdoba de manos de Enrique Ponce. En sus primeras temporadas consiguió ocupar un puesto destacado en el escalafón, sobre todo gracias a los compromisos que afrontaba en las denominadas corridas duras.

Salió a hombros en Madrid un 15 de agosto, día de la Virgen de la Paloma, y en muchas plazas importantes, pero no acabó de tener suerte con sus relaciones de apoderamiento y su mal uso de los aceros, el talón de Aquiles de este matador, le apearon de la que prometía ser una carrera estelar. Después llegaron los años difíciles, y su triunfo en la corrida de Victorino lidiada en Córdoba en mayo de 2008 le puso de nuevo en la senda, algo que rubricó este año en Los Califas triunfando junto a José Tomás. A partir de ahí todo ha sido sumar. “No pienso bajarme del sitio que ahora ocupo, todo tiene que ser crecer porque me ha costado mucho llegar hasta aquí de nuevo”, explica el diestro. Una de las vías que está sirviendo a Moreno para seguir escalando es enfrentarse a las corridas de Victorino. El ganadero de Galapagar siempre le ha tenido entre sus toreros predilectos. Quizá por ello el torero de Dos Torres asegura que “llegar a la cima del toreo matando corridas de Victorino no es mal camino”. De hecho, el diestro recuerda que importantes figuras del momento, como El Fundi o El Cid, se han consolidado gracias a este tipo de hierros. Pero José Luis Moreno sabe que una corrida de Victorino no es una cuestión baladí. “Espero que no me afecte si un toro sale mal, porque tengo que ir toro a toro buscando el triunfo”.

Moreno sigue toreando en Jaralta y baja la mano con tanto temple que la profundidad de su toreo no está reñida con la estética más depurada. El cuatreño que lidió en Jaralta será padre. Tuvo mucha calidad y el torero estuvo muy a gusto con él. Rafael Ruiz Soria, representante de la ganadería propiedad de Santiago Muñoz, explica que “por reata y por juego vamos a probarlo con unas pocas vacas a ver qué resultado da”. Ruiz Soria destaca la buena pelea en varas del animal, un toro negro recortadito, y la nobleza exhibida en la muleta. “Trae la línea de lo que tenemos de Salvador Domecq y esperamos que dé resultado”, señala el representante de Jaralta.

Y es que esta ganadería también tiene un reto el próximo viernes. “Para nosotros, lidiar en Pozoblanco supone una responsabilidad muy importante porque estamos en nuestra casa”, señala Ruiz Soria. Y es que Jaralta llevaba desde la feria de 2005 sin estar presente en Los Llanos por distintos motivos. “Pero este año volvemos con una corrida muy bien presentada, propia de una plaza de primer nivel”, apunta. Aparte de la responsabilidad que supone volver a Pozoblanco, los pupilos de Jaralta serán lidiados por tres de las figuras cumbre de torería actual. Morante de la Puebla, El Juli y Miguel Ángel Perera estoquearán una corrida con la que la ganadería pozoalbense espera reeditar éxitos como los obtenidos Teruel, donde han recibido el premio al mejor encierro; en Játiva, con el trofeo al mejor toro, o en Málaga, donde una de sus reses también resultó premiada.
El representante de la ganadería recuerda la gran corrida que mandó Jaralta a Montoro y afirma que para Pozoblanco, este año, aunque “hemos compuesto el encierro con prisas porque se ha tardado en organizar la feria por los motivos que todo el mundo sabe, hemos escogido lo mejor de cada línea”. Así es que a partir del viernes, Moreno, las corridas de Victorino y Jaralta tienen una cita con la afición pozoalbense, que ya lleva dos días haciendo cola ante las taquillas de la plaza para obtener entradas para ambos festejos. Tampoco hay que olvidar la corrida de rejones, con Pablo Hermoso y Ventura, aunque las miradas de la afición de la tierra están puestas en el de Dos Torres y en la ganadería que pasta en Rozas Viejas.

Moreno torea largo y relajado con
 la mano derecha, marca de la casa.